La comunicación asertiva es uno de los pilares más fundamentales en el establecimiento de una empresa y del vocero corporativo, debido a la necesidad de diseñar estrategias de comunicación efectivas que aporten al posicionamiento de la marca, la fidelización del usuario, el endomarketing u otras características propias de los retos adquiridos por una compañía en un mercado en particular.

Por esa razón es que en esta ocasión queremos abordar, desde Henkô Comms, un asunto sumamente relacionado con la comunicación que permitirá mejorar el relacionamiento público de tu proyecto profesional: 

Los voceros corporativos son personas que se encargan de ser la imagen comunicativa de una compañía. Es un rol que generalmente es desempeñado por el CEO de la empresa, pero no todos cuentan con las suficientes destrezas para realizar correctamente esta función o sencillamente creen que alguien más lo puede hacer mejor. Es entonces cuando  se requiere la asistencia de un profesional que sea capaz de cumplir con todas las funciones propias del rol.

Las funciones de un vocero corporativo son varias. En primera instancia será la persona encargada del relacionamiento público de la compañía, por lo que se verá en la necesidad de hablar con la prensa, los clientes y otras organizaciones según la situación. Por cuenta del vasto crecimiento que ha venido experimentado el uso de las redes sociales es que el portavoz debe estar presto a manejar medios de comunicación digitales; situación que ha causado que en la actualidad cumplan funciones de community manager, como asegura la revista Merca2.0.

Entonces, una de sus características más importantes debe ser la elocuencia; habilidad que le permitirá entablar relaciones de confianza con stakeholders -las partes interesadas de otras compañías-, visionarios, emprendedores, periodistas y todos aquellos actores sociales que interactúan con nuestra compañía. Esta característica debe ser complementada con la sagacidad y apropiación del conocimiento, es decir, un sentido de pertenencia absoluto alrededor de los objetivos, visión y misión de nuestra compañía. El vocero corporativo debe tener completa claridad sobre la empresa de la que hace parte y de igual manera debe estar al tanto de todos los hechos que van ocurriendo al interior de ella.

Por otra parte, el vocero corporativo también debe ser capaz de establecer conexiones con personas u organizaciones que puedan aportar en el camino profesional de nuestra empresa, por lo que sus habilidades para el relacionamiento público deben ser sumamente altas. La generación de alianzas, la claridad en la construcción de información o la transmisión de contenidos son algunos de los aspectos que hacen de un portavoz un profesional elocuente y preparado. 

Finalmente, es ideal que el vocero corporativo de una empresa esté aprendiendo constantemente, por lo que es ideal que haga parte de un equipo de comunicaciones que realice capacitaciones a través de las que se prepare y retroalimente, de mejor manera, al portavoz en sus funciones. Es fundamental apoyarlo con un equipo que diseñe estrategias de media training para mejorar aún más la comunicación externa de la organización.

Si te gusto, puedes compartirlo y si aun no lo haces puedes seguirnos en nuestro Rincón de Pensamiento.

1
Quiero elevar la reputación de mi marca, a través de las relaciones públicas, ¿Cómo me pueden ayudar?
Powered by